jueves, 23 de junio de 2011

¿Qué hace un pájaro de 600 kilos en lo alto de una rama?

Tengo un defecto gravísimo (uno de tantos): a la hora de manejarme con el blog, me encanta retocar desde la chorrada más mínima a la página más grande, y nunca digo ni pío. Así que, "¿qué hace un pájaro de 600 kilos en lo alto de una rama?": Pío, Pío...

Hace unos días me di cuenta que sigo muchas páginas que me parecen interesantes, por unas cosas y otras. Normalmente son blogs de diseñadores y sites de diseño, porque siempre he pensado que se aprende mucho de los demás (y no me refiero a copiarles las ideas :P). Pero también hay blogs de amigos, compañeros, conocidos, gente que empieza en el mundo del diseño libre, y gente a la que no conozco de nada, pero la encuentro un día por las redes y ya no puedo dejar de leer sus devaneos mentales.

Podría liarme durante un par de semanas y escribir reseña tras reseña para colgarlas en la columna de recomendados, y la verdad es que todos se lo merecen. Pero soy vago, y si lo hago, la lista tendría tal longitud que adquiriría vida propia y me comería :P 

Así que, aunque sea en un mísero blogroll ordenado alfabéticamente, para no tener que decidir quién se merece estar más arriba, de alguna manera quiero rendir tributo a todos esos sitios que tienen un hueco en mi corazoncito y en mi canal de noticias. Va por vosotros.

Fin del primer Pío.


Hay otra cosa que tengo que hacer: quitarle el polvo al portafolio.

Cuando empecé el blog, tenía la sana idea de que fuera para enseñar las cositas que he hecho, y las que vendrían después. Política de diseño y orgullo personal (desde entonces esto se ha convertido en un "Análisis profundo de Inkscape", pero no viene al caso). Mi portafolio es un poco más extenso (tampoco mucho más), pero me estoy volviendo demasiado legalista para ir por ahí enseñándolo todo. Ahora estoy intentando hacer las cosas en condiciones, rehaciendo con recursos más legales lo que en otra época hacía con recursos legales, pero no tanto. Llámame tiquismiquis, lo soy. A eso añade que soy mu lento pa mis cosas :P

Hoy voy a añadir algo más al portafolio, un trabajo de creación de imagen de empresa que ya tiene tiempo, y que he repasado para quitar a una parejita de novios majisimos... que no dieron su consentimiento para aparecer por aquí. Aunque sea uno de los eventos que cubrió mi novia.

Cuando la parienta decidió dedicarse por fín a la fotografía como forma de vida, nos surgió el problema de presentarse a los nuevos clientes de alguna forma. Las servilletas de papel con un número de telefono no eran una buena opción, así que tocaba hacer tarjetas de visita, pero no teníamos ni un sello personal...

Así que cierto diseñador preparó un briefing, se pasó varios días dando vueltas al asunto, creó varias propuestas, y al final logramos una marca personal con fuerza. Incluso le presenté la memoria de desarrollo, porque como buen diseño, tiene toda una explicación detrás acerca de los objetivos, la creatividad y el darse a si misma en cada foto. Pero claro, ya que arrancamos, para qué quedarse solo en hacer tarjetas...



















Las marcas es lo que tienen, que empiezas con una tarjeta de visita, y acabas haciendo carteles de exposiciones de fotografías de tu pareja... (cuestión de tiempo :P).

La idea con las carátulas de CD, DVD, álbumes de fotos, y otros medios para entregar a los clientes, es usar el espacio en blanco para añadir portadas basadas en la/las fotografía/as más relevantes del evento contratado.
Aunque a mí me encanta ese blanco nuclear (gris al 5% :P)

Como todas las imágenes del portafolio, solo hay que picar en la foto para ver el contenido.

Fin del segundo Pío.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada